Palíndromos
Santiago Vélez

Técnica: Ensamble de objetos (concha de mar y tapa de cerveza).
Dimensiones: 2 x 2 cm cada una.
Año: 2018.


Técnica: Ensamble de objetos (Flotador inflable y neumático de carro).
Dimensiones: 60 x 60 x 15 cm.
Año: 2018.

Técnica: Ensamble de objetos (Remo artesanal y remo de aluminio).
Dimensiones: 200 x 15 x 3 cm.
Año: 2018.


Técnica: Video monocanal Full HD.
Duración: 4:40 minutos.
Año: 2018.

Con la premisa de configurar una noción de territorio geopoético alrededor de la idea del agua y de las relaciones que los habitantes de La Boquilla establecen con el mar, empecé a prepararme interesándome por el lugar, por su ubicación, contexto, geografía y por su puesto, en su nombre.

Visionaba el corregimiento tal y como me lo enseñaba Google Maps: una línea delgada y un poco amorfa que separa el mar de la ciénaga, su nombre como ese espacio, muy pequeño, en el que se vuelven a juntar.

Sin embargo, fue al llegar allí que esa idea de límite, separación y borde se hicieron cada vez más evidentes. Diferentes contradicciones se manifestaban una tras otra en ese pequeño territorio como una prueba notable de desigualdades globales. La ciudad de los hoteles y el turismo erigida en edificios blancos terminando en un matorral baldío que abre paso al tiempo detenido de los caseríos atemporales que parecieran estar ahí desde siempre. La opulencia del consumo que despilfarra sus productos, servicios y vanidades en desechos del mundo, que se mezclan con las migajas que inexorablemente arroja el mar. La imagen de perfección de los físicos con sus deportes, rutinas, marcas, estereotipos de temporada, enfrentados al hábito, la tradición, la contingencia y la necesidad del día da día. En fin, una suma de situaciones que en un perverso equilibrio coexisten física e imaginariamente en una superficie seca entre dos aguas.

La Boquilla es eso, una línea que no divide sino que marca la intersección de un aquí y ahora mezclado por los contextos de la contemporaneidad que nos ponen a fluctuar entre tiempos, fenómenos, ideas, costumbres y romanticismos, y que acá, con unos objetos híbridos, se manifiesta en su esencia.

Santiago Vélez S.
La Boquilla
Junio – Julio
2018

Santiago Vélez

Nelson Fory