VIBRACIÓN
(La voz del pueblo en la retaguardia)
Mario Gutiérrez Cru
(España)

Instalación Sonora
Cuatro canales
Parlantes de vibración sobre superficie de vidrio

Pieza electroacústica, estéreo
Duración: 24 horas
2020

VIBRACIÓN
(La voz del pueblo en la retaguardia)

¿Cómo suena la voz del pueblo? ¿Cuáles son sus miedos, sus deseos, sus críticas? ¿Qué aplauden? ¿Qué gritan? ¿Qué querrían decir, hacer, sentir? ¿Qué temen? ¿Qué necesitan?

Cuando el ciudadano es preso del sistema y el control militar, policial y sobre todo social, se ha apoderado de las personas y solo pueden estar recluidas (por nuestro propio bien y por el de los demás), en ese caso, ¿cómo poder salir a la calle?, ¿cómo poder hacer una huelga, debatir un concepto, protestar ante los miles de injusticias que nos rodean?

Con la excusa del «estado de alarma», extendido mundialmente por el «covid-19», los ciudadanos están realmente en un «estado de sitio» como hacía mucho que no se veía, y más en países que hacía décadas que no había guerras ni dictadores. Como mucho, intentos del estado de aplicarlos para aplacar el miedo a la pérdida, pero en ese caso, de territorios o economía, no de vidas.

Cuando no podemos más que encerrarnos y aceptar lo establecido, lo obligado, lo que nos piden las redes sociales y nuestros familiares. Cuando ya nada nos queda excepto poder expresarnos a través de aplicaciones, tecnología, sin poder sentir un abrazo, una lágrima o un esputo. Entonces hemos perdido todo de lo que se considera el individuo social, del que como decía Ortega y Gasset “Yo soy yo y lo que me rodea”. Sin pueblo, sin manifestaciones, sin reuniones, sin individuos, los habitantes de una ciudad se desciudadanizán, o pierden su zoon politikón, es decir, su «animal político». Aristóteles hablaba de que nos diferenciamos de los animales por nuestra capacidad de relacionarse políticamente, es decir, crear sociedades y organizar la vida en ciudades, pero si las ciudades son habitaciones, y el contacto es a través de un click, ¿seguimos siendo ciudades? ¿Seguimos siendo ciudadanos? ¿Seguimos siendo una sociedad o solo somos individuos?

Mi propuesta es una instalación sonora participativa, necesariamente táctil, donde para poder oír a este pueblo preso, o más bien en retaguardia. Para ello se precisa de la proximidad, del aproximarse a las paredes del edificio, a los grandes vidrios que separan lo humano de la naturaleza, para poder oír a esa voz que no cesa, ni cesará. Una mirada global a esas pequeñas voces que dicen, que no cayán, que se escuchan en cada casa, aldea, ventana, detrás de puertas, paredes, que sentimos sin entender, pero que no necesitan más que un locutor que quiera escuchar para darles sentido.

Proyecto realizado en colaboración con Arturo Moya Villén y gracias al F estival Estación Sonora Experimental organizado por Puerto Contemporáneo de Colombia.


COLABORACIONES:

Se pidieron sonidos o link a vídeos y sonidos del pueblo en las distintas partes del mundo, a distintas horas, durante el periodo COVID-19.


PAÍSES:

Alemania, Argentina, Bangladesh, Bélgica, Bolivia, Brasil, Bulgaria, Chile, Colombia, Costa Rica, Croacia, Cuba, Ecuador, Egipto, Eslovaquia, España, Estados Unidos, Estonia, Francia, Grecia, Guatemala, Haití, Honduras, Hungría, India, Indonesia, Inglaterra, Israel, Italia, Japón, Líbano, Libia, Luxemburgo, Malta, Marruecos, México, Noruega, Países Bajos, Pakistán, Paraguay, Perú, Polonia, Portugal, Reino Unido, República Centroafricana, República Checa, República del Congo, República Dominicana, Rusia, Senegal, Serbia, Sudáfrica, Suecia, Suiza, Tailandia, Túnez, Turquía, Ucrania, Uganda, Uruguay, Venezuela, Vietnam, Zambia, Zimbabue

VIBRACIÓN 24 horas







Residencias 2020