Sonidos de Pandora
Colectivo Ruido
(Joyce Obregón, Marina Vargas, Ernesto Recuero y Ludovico Droogie)

Laboratorios de creación

Sonidos de Pandora

¨Pero la mujer, quitando del vaso la gran tapadera, los esparció (39), y maquinó para los hombres tristes congojas. Sola, allí dentro quedaba la Esperanza (40), en indestructible mansión, bajo los bordes del vaso—y no voló fuera: antes le puso Pandora la tapa, según designios del egidíforo Zeus (41), el que nubes reúne. Con lo que son incontables las penas que vagan entre los hombres: pues llena está la tierra de males, llena la mar.¨

Hesíodo

La incertidumbre de lo que pueda ocurrir, el mal que puede ocasionar y las consecuencias de su poder, es lo que ha dejado hoy la pandemia y el encierro. Como sociedad, nos encontramos en una situación que nos pide un cambio frente a los hechos actuales y una necesidad por el distanciamiento social, este último, ha cambiado en pequeña medida, la forma de interactuar con los otros y otras, la manera cómo nos relacionamos en lo privado y en lo público, colaborando con las formas digitales del comercio y el trabajo desde casa.

Nos arroja frente al hecho de permanecer en casa por largos periodos de tiempo, con un temor a la enfermedad que retumba en las calles y en los humanos, nos transforma en seres paranoicos y cuidadosos por no decir temerosos, afrontando la adversidad de una manera muy específica.

El colectivo Ruido, al ser invitado a la residencia artística de Puerto Contemporáneo en el Corregimiento de La Boquilla de la ciudad de Cartagena, contempla desde la idea de lo fantasmagórico, desde el hecho virtual, las miles posibilidades que existen dentro de esa caja hermética del devenir del no estar, enfrentándonos al hecho de no poder llegar al lugar y pensar desde nuestros aposentos cómo seríamos arrojados en ese lugar, imaginar nuestra casa dentro del sonido y mirar el destino a cursar, desde nuestro lugar de origen, hasta nuestro destino soñado.

Nos encontramos atrapados en la caja, con la esperanza y con un imaginario expandido en las posibilidades, el colectivo se propuso experimentar bajo ese imaginario, proponiendo cuatro laboratorios realizados de forma cronológica, cada uno de ellos en nuestra instancia en Pandora. ¿Cómo suena esa caja por dentro y qué pasa si la abres? podría decirse, más que Pandora, puede ser la personificación del gato de Schrödinger en la eterna duda dentro de muchas dimensiones, al final, los resultados están expuestos dentro de este trabajo, dando la posibilidad de que cada espectador los repita ¡así esperamos!

Colectivo Ruido


Residencias 2020